Enclave de palabras. No. 3. Acosado animal Zoom

Enclave de palabras. No. 3. Acosado animal

Editorial: Politécnico Grancolombiano

Politécnico Grancolombiano

Autor: Varios autores

Año de edición: 2010

2010

ISBN: 21455945-03

Descripción: Este libro es una reflexión sobre la poesía en medio de la alienación cotidiana. Nace en la niebla y se hace nítido y tangible. Ante todo ofrece una evidencia: el propósito siempre logrado de evitar todo patetismo y las grandes arias sentimentales. El humor y la burla de sí mismo ... Leer más

Sea el primero en dejar una reseña para este producto

Revista

COP $ 15.000

72-Politécnico Grancolombiano - SKU: 48372
Este producto está en nuestro catálogo desde: 29/08/2015

Descripción del producto

Detalles

Este libro es una reflexión sobre la poesía en medio de la alienación cotidiana. Nace en la niebla y se hace nítido y tangible. Ante todo ofrece una evidencia: el propósito siempre logrado de evitar todo patetismo y las grandes arias sentimentales. El humor y la burla de sí mismo lo torna invulnerable a la presencia de las moscas a la rapiña de la frustración, y le da cierta fe en la verdad táctil. Los cuerpos son invocados en su evidencia sin sombra, en el poder de lo orgánico, en el milagro de su presencia. Las cosas están allí con su color y su peso, no vuelan en sueños. La función del poeta es asumida como la de ese payaso empolvado que canta su fracaso lírico o bien ese bufón hecho para sentir. En el ambiguo mundo del deseo sabe también que todo poema puede ser asco, un desesperado intente de definir lo indefinible, el terror, la apasionada avidez de nuestra condición. Pese a su esquivo escepticismo quizás la prueba de haber pasado por la experiencia del fuego Cobo Borda no deja de revelar la eficacia de la palabra. Las suyas son macizas, indubitables come objetos. Cristalizan donde podrían disolverse en ensoñaciones, divagar, enardecerse. Un profundo horror al vacío es una de sus virtudes y está siempre con la rienda en la mano. En medio del extraño delirio de estar vivo conserva la cabeza fría, contempla con la máxima atención la cuerda floja por donde avanza, en cada paso está exaltado por el riesgo de la caída. Alguien creyó que en los libros, en el encuentro con la palabra verdadera, en un universo compensatorio. Si esa promesa no se cumple queda solo el desamparo, lo oculta nostalgia del "verde paraíso de los amores infantiles", es decir, una vez más, el reclamo a los paraísos de la orfandad: la poesía. Aquí también, misteriosos como chamanes, se invoca a los poetas, García Lorca, Borges, Víctor Hugo, Rubén Darío, aquellos que urdieron una trama fosforescente entre la ciega vecindad de las cosas. Aquellos que también recorrieron la tierra de fuego y dejaron testimonio de una experiencia esencial.Los cuerpos son invocados en su evidencia sin sombra, en el poder de lo orgánico, en el milagro de su presencia. Las cosas están allí con su color y su peso, no vuelan en sueños. La función del poeta es asumida como la de ese payaso empolvado que canta su fracaso lírico o bien ese bufón hecho para sentir. En el ambiguo mundo del deseo sabe también que todo poema puede ser asco, un desesperado intente de definir lo indefinible, el terror, la apasionada avidez de nuestra condición. Pese a su esquivo escepticismo quizás la prueba de haber pasado por la experiencia del fuego Cobo Borda no deja de revelar la eficacia de la palabra. Las suyas son macizas, indubitables come objetos. Cristalizan donde podrían disolverse en ensoñaciones, divagar, enardecerse. Un profundo horror al vacío es una de sus virtudes y está siempre con la rienda en la mano. En medio del extraño delirio de estar vivo conserva la cabeza fría, contempla con la máxima atención la cuerda floja por donde avanza, en cada paso está exaltado por el riesgo de la caída. Alguien creyó que en los libros, en el encuentro con la palabra verdadera, en un universo compensatorio. Si esa promesa no se cumple queda solo el desamparo, lo oculta nostalgia del "verde paraíso de los amores infantiles", es decir, una vez más, el reclamo a los paraísos de la orfandad: la poesía. Aquí también, misteriosos como chamanes, se invoca a los poetas, García Lorca, Borges, Víctor Hugo, Rubén Darío, aquellos que urdieron una trama fosforescente entre la ciega vecindad de las cosas. Aquellos que también recorrieron la tierra de fuego y dejaron testimonio de una experiencia esencial.Pese a su esquivo escepticismo quizás la prueba de haber pasado por la experiencia del fuego Cobo Borda no deja de revelar la eficacia de la palabra. Las suyas son macizas, indubitables come objetos. Cristalizan donde podrían disolverse en ensoñaciones, divagar, enardecerse. Un profundo horror al vacío es una de sus virtudes y está siempre con la rienda en la mano. En medio del extraño delirio de estar vivo conserva la cabeza fría, contempla con la máxima atención la cuerda floja por donde avanza, en cada paso está exaltado por el riesgo de la caída. Alguien creyó que en los libros, en el encuentro con la palabra verdadera, en un universo compensatorio. Si esa promesa no se cumple queda solo el desamparo, lo oculta nostalgia del "verde paraíso de los amores infantiles", es decir, una vez más, el reclamo a los paraísos de la orfandad: la poesía. Aquí también, misteriosos como chamanes, se invoca a los poetas, García Lorca, Borges, Víctor Hugo, Rubén Darío, aquellos que urdieron una trama fosforescente entre la ciega vecindad de las cosas. Aquellos que también recorrieron la tierra de fuego y dejaron testimonio de una experiencia esencial.Alguien creyó que en los libros, en el encuentro con la palabra verdadera, en un universo compensatorio. Si esa promesa no se cumple queda solo el desamparo, lo oculta nostalgia del "verde paraíso de los amores infantiles", es decir, una vez más, el reclamo a los paraísos de la orfandad: la poesía. Aquí también, misteriosos como chamanes, se invoca a los poetas, García Lorca, Borges, Víctor Hugo, Rubén Darío, aquellos que urdieron una trama fosforescente entre la ciega vecindad de las cosas. Aquellos que también recorrieron la tierra de fuego y dejaron testimonio de una experiencia esencial.

Contenido

Detalles

El fulgor de la poesía

Enrique Molina

Acosado animal

Sin títere ni cabeza

Información adicional

Información adicional

Editor / Marca Politécnico Grancolombiano
Autor Varios autores
Año de Edición 2010
Número de Páginas 0
Idioma(s) Español
Peso 0.1800
Tipo Producto libro

Autor

Varios autores

Reseñas

Escribir Tu Propia Revisión

Sólo usuarios registrados pueden escribir sus opiniones. Conéctese o regístrese